Contáctanos hoy.

Dinos como podemos ayudarte, estamos aqui para responder tus preguntas y asistirte con tus proyectos.

Nombre

Apellido

Teléfono

Correo

Estado

Solicitud

CotizaciónInformaciónServicioProveedorQuiero unirme al equipo

En caso de requerir cotización

Proyecto
ResidencialCorporativoGobiernoEducaciónHoteleríaSaludComercial

Tiempo estimado en el que piensa realizar su proyecto

Comentarios

Como se Enteró de Nosotros


Quiero recibir mas noticias.

Únete a nuestra lista y recibe más noticias acerca de la automatización, integración de audio y video, tecnología y tendencias.

SIM2

El concepto de entretenimiento residencial tiene que ver esencialmente con la experiencia de la TV y el cine. Más aún en estos días cuando el acceso a series de televisión, películas y material multimedia en la red es prácticamente ilimitado. Vivimos en la era del streaming y eso facilita las cosas. Y sin embargo siempre existe espacio para quienes desean la máxima experiencia audiovisual, la cual -hoy día- solo se logra con los formatos físicos.

01_imgPero vayamos a la argumentación de este artículo: Todos quisiéramos un cine en casa: oscuridad total, una gran pantalla, un proyector UHD 4K, butacas, sonido surround multicanal, acondicionamiento acústico, iluminación controlada… pero no todos podemos, sea porque no contamos con el espacio adecuado (un sótano o una habitación dedicada). Recordemos que un cine requiere dedos condiciones básicas: un recinto cerrado (con una puerta de acceso, evidentemente) y que no existan ventanas.

Bienaventurados los que poseen el espacio, el interés y el presupuesto. Pero ¿qué pasa con los demás que no tenemos las condiciones para tener un cine dedicado? Bueno pues la sala puede ser una buena opción, incluso habitaciones como un estudio, una biblioteca o hasta una recamara pueden transformarse en un funcional media room.

Es evidente que en estos cuartos descritos no evitaremos las ventanas, pero si podemos poner persianas o cortinas blackout, podríamos pintar las paredes de colores neutros evitando el blanco y los tonos claros, mejoraríamos mucho con un sistema de control de iluminación inteligente o al menos usando dimmers por zona, también deberíamos acomodar muebles, libreros, lámparas, mesas y adornos con tal de dejar una pared libre de todo artefacto, esa será el muro para la imagen.

Y es que un media room solo puede recrear la magia si tiene proyector y pantalla. Créalo o no, tener una TV por más grande que sea, cambia por completo la percepción ante nuestros ojos.

 Llegando al punto, un media room si puede tener un proyector, basta con elegir el adecuado en cuanto a luminosidad, hay opciones de muy buena calidad en marcas como Sony o SIM2 (mejor las opciones de tiro ultra corto), luego hay que elegir una pantalla indicada en cuanto a tamaño, relación de aspecto y ganancia. En cuanto a altavoces hay muchas opciones para empotrar o para ubicar sobre muros, lo que consolida un espacio libre para caminar y no tropezar con estorbosas cajas.

 Un consejo extra: no ponga una credenza en la pared de la imagen. Este mueble se convierte en una compañía predecible para una TV y elimina esa bonita ansiedad de una proyección.

Un media room nunca sustituirá a un cine en casa, pero si se ejecuta con pasión y precisión, puede resultar el lugar favorito de la familia.

 Déjese consentir y abra los sentidos para disfrutar del increíble entretenimiento residencial que además es el perfecto pretexto para reunir a su familia.

Si estás pensando en una sala de TV, en un media room o en un cine en casa de ensueño, piensa en Multimedia, la empresa de integración AV con más experiencia y mejor reputación en México: www.multimedia.com.mx

Deja un Comentario