Contáctanos hoy.

Dinos como podemos ayudarte, estamos aqui para responder tus preguntas y asistirte con tus proyectos.

Nombre

Apellido

Teléfono

Correo

Estado

Solicitud

CotizaciónInformaciónServicioProveedorQuiero unirme al equipo

En caso de requerir cotización

Proyecto
ResidencialCorporativoGobiernoEducaciónHoteleríaSaludComercial

Tiempo estimado en el que piensa realizar su proyecto

Comentarios

Como se Enteró de Nosotros


Quiero recibir mas noticias.

Únete a nuestra lista y recibe más noticias acerca de la automatización, integración de audio y video, tecnología y tendencias.

BW_SS_CI_SUB

Hoy día, las nuevas residencias apuestan por el sonido discreto de una bocinas ocultas detrás de las paredes o el techo. Los arquitectos y diseñadores están fascinados con la idea y sin embargo todavía hay un sector de entusiastas que no se sienten “a gusto” con la calidad sonora de unas bocinas empotradas.

El desempeño final tendrá que ver con el diseño de sonido general, la correcta ubicación, separación y altura y con una minuciosa instalación.

Lo cierto es que es posible encontrar con altavoces empotrables de altísima calidad que pueden rivalizar con altavoces tradicionales (de caja para sobre poner en piso o estantería) en fidelidad, escenario sonoro y respeto a la tonalidad de la música.

Veamos los contras de las bocinas empotradas (in-wall):

-No hay posibilidad de actualizar. Por su peculiar colocación, ninguna bocina empotrada compartirá con otra de diferente marca, sus anclajes y soportes. Así que una vez elegida, no hay marcha atrás.

-No se pueden mover. Parece una obviedad, pero la colocación tiene que ser precisa y pensando en los usos de una habitación. Meses después no se vale mover un armario que “tape” por completo la bocina.

-Están más lejos del oyente. Recordemos que las bocinas empotradas no operan para una escucha crítica audiófila o melómana, sino como sonido distribuido, música de fondo agradable. Al estar más lejos del escucha, se perciben “más direccionales” y por ende tendrán más volumen en determinado eje de escucha.

-Son más complicados de instalar. Bueno para ello es preciso recurrir a un verdadero profesional de la integración de sistemas.

Ahora develemos algunas de sus ventajas:

-Son menos intrusivos. Al estar dentro de las paredes no estorban a la vista ni al paso. De hecho la mayoría de ellos se puede mimetizar al color de las paredes, incluso con texturas. La gente quiere sonido, pero no quiere cajas.

-Eliminan la primera reflexión y con ello su respuesta puede ser más homogénea: Los altavoces independientes interactúan con el suelo, el techo, la pared junto a ellos y la pared detrás de ellos. La reflexión de frecuencias más bajas con patrones de radiación de 360 grados causa picos y cancelaciones que hacen que los graves y la respuesta de los medios más bajos sean desiguales. La instalación de bocinas empotradas elimina los reflejos de esa pared y ayuda a evitar picos y huecos no deseados en la respuesta.

-Más ganancia. Bien colocado, una altavoz empotrado puede escucharse “más fuerte” que una bocina “normal” de similares características y tamaño. Al montar un altavoz en una pared, que se convierte en un deflector, aumenta los graves. La ganancia en las frecuencias bajas aumentará 6 dB, y eso es significativo. Mucho mejor si se controla a través del DSP de un receptor, pues así es posible “bajar” esa ganancia de graves, buscando una respuesta más plana, aumentando enormemente el headroom, bajando la distorsión del altavoz, y usando ¼ la potencia en esas frecuencias.

-Ideal para cines en casa. Con la creciente popularidad de las pantallas acústicamente transparentes y su capacidad de permitir un posicionamiento adecuado del canal central en un teatro, las bocinas in-wall pueden tener sentido. La pantalla puede estar tan cerca como 4″-6″ de la pared con bocinas empotradas, mientras que el uso de LCRs “convencionales” puede poner la pantalla 4′ fuera de la habitación. Gran diferencia.

-Excepcionales como altavoz envolvente: Al ser prácticamente invisibles, también son inmunes a los desastres comunes: la gente tira las bocinas de surround o se golpea con ellas. Con las bocinas empotradas, eso no sucede.

Y recuerde, la aplicación específica debe determinar cuándo y dónde se utiliza una bocina empotrable. Hay situaciones en las que los altavoces “convencionales” no son prácticos, como en casas con niños pequeños, teatros caseros con pantallas acústicamente transparentes, habitaciones poco profundas con espacio limitado, habitaciones en las que los altavoces de caja destruirían la estética, habitaciones en las que su esposa no le permitirá colocar sus queridos altavoces grandes, aplicaciones de sonido envolvente

Si bien es cierto que muchas bocinas empotradas suenan mal, es es principio porque sus componentes -llámese drivers- son de pésimo nivel. Unos buenos altavoces empotrables no son baratos pues ofrecen los último en tecnología de transductores y de gabinetes internos.

 

Si requieres asesoría profesional para conformar el sonido total de tu casa, consúltanos, y te haremos una propuesta acorde a tus gustos y necesidades. Visita www.multimedia.com.mx

Deja un Comentario