Contáctanos hoy.

Dinos como podemos ayudarte, estamos aqui para responder tus preguntas y asistirte con tus proyectos.

Nombre

Apellido

Teléfono

Correo

Estado

Solicitud

CotizaciónInformaciónServicioProveedorQuiero unirme al equipo

En caso de requerir cotización

Proyecto
ResidencialCorporativoGobiernoEducaciónHoteleríaSaludComercial

Tiempo estimado en el que piensa realizar su proyecto

Comentarios

Como se Enteró de Nosotros


Quiero recibir mas noticias.

Únete a nuestra lista y recibe más noticias acerca de la automatización, integración de audio y video, tecnología y tendencias.

nytimes

Los tiempos han cambiado; la música, las películas, los libros… ya todo puede “rentarse” bajo demanda. Basta pagar una cantidad al mes para poder tener entretenimiento a placer y a la carta: en donde queramos, a la hora que lo deseemos y en el dispositivo preferido; solo se necesita una estable conexión a internet.

Aquellos años donde la gente esperaba pacientemente a que una televisora decidiera emitir semanalmente el capítulo de una serie han quedado atrás. Hoy la gente puede elegir el entretenimiento deseado. Con los gastos y con los nuevos hábitos que ello conlleva.

“Los servicios de streaming generaron una ruptura frente a la forma de consumir contenidos como series y películas al entregarle la posibilidad al usuario de ver lo que quisiera ‘on demand’. En este sentido, las personas pasaron de esperar en la sala por un programa con un horario de parrilla determinado a elegir un contenido afín y verlo a las horas más convenientes e incluso desde sus celulares, con la posibilidad de disfrutar el entretenimiento aún estando de viaje. La gente quiere inmersión y no le gusta esperar a que cada capítulo se emita de una semana a otra. Compañías como Netflix tienen muy claro que el ser humano se apega a aquello que satisface sus necesidades y fortalece sus emociones de forma inmediata”.— Jose Augusto Ventín, docente de la Universidad de la Sabana en El tiempo.

Hoy día existen decenas de opciones para entretenimiento visual, sin embargo las más recurrentes en México resultan Amazon Prime Video, Netflix y YouTube Premium, aunque hay algunos rezagados como Blim, Apple TV+, HBO Go, Fox+ y algunos mucho más de nicho como Mubi. Tampoco podemos olvidar que Disney llegará con su servicio a Latinoamérica para finales de este 2020 o principios del 2021.

doddlenews
Los costos van de los 69 pesos a los 229 pesos (esto depende del número de dispositivos)

Ahora bien, hay familias que disfrutarán uno u otro servicio dependiendo del contenido “gancho” que estén buscando: esa película o esa serie que “solo” está disponible en la plataforma de su elección. Por ejemplo Game of Thrones solo está disponible en HBO GO, o Dark y La Casa de Papel solo en Netflix o Jack Ryan y Mozart in the Jungle en el caso de Amazon Prime Video (solo por mencionar unos muy pocos ejemplos).

Ahora bien ¿no les ha pasado que navegan en Netflix o Amazon y son tantas y tantas las opciones que no saben qué escoger? Sucede lo contrario a lo esperado; las miles de opciones suelen abrumarnos.

Pero sigamos con el tema de las suscripciones. Si a estas opciones de televisión y cine, le añadimos las plataformas de música en streaming y las novedosas de libros y hasta noticias, entonces nos daremos cuenta que no sólo gastamos mucho dinero, sino que caemos en una saturación por hipersuscripciones; los usuarios tienden a cansarse de la mecánica y empezarán a descartar opciones para quedarse con una, la que más les acomode sea en precio o sea en compatibilidad de contenidos.

“Lo que deben cuidar estas plataformas es el efecto espiral en el que entran, pues la demanda de consumo es desmesurada y deben buscar y crear constantemente contenido. Si establecen una estructura productiva que les permita lograrlo, lo superan”, de lo contrario, otros podrían optar, “como lo ha hecho YouTube, por volverse únicamente distribuidores y reducir al mínimo su producción”.— Jose Augusto Ventín, docente de la Universidad de la Sabana en El tiempo.

¿Cuántos servicios de streaming para televisión y películas tienes contratados? ¿cuántos más de música? ¿A cuántos les sacas realmente provecho?

Solo el tiempo nos dirá si esta sobreoferta de contenidos es saludable para la industria del entretenimiento o tarde que temprano veremos la “caída” de algunas plataformas.

Deja un Comentario